Categorías

Historia

El té blanco ha sido uno de los tés más exclusivos y más restringidos y es que según señalaban tenía propiedades mágicas, otorgando la inmortalidad, el rejuvenecimiento, y era también considerado sanador de una larga lista de enfermedades.

templo

Según cuenta la historia, desde la Dinastía Song el té fue especialmente reservado a los emperadores, ya que estaba imbuido de poderes al que solo podían tener acceso los emperadores y los cargos más altos de la nobleza. Y es que la eterna juventud, y la vida eterna eran buenas razones para cercenar el consumo de té al resto de la población, de modo que si alguien que no estuviera en la alta nobleza se lo encontraba bebiendo el té blanco, lo pagaba con su vida. Lo que tantos alquimistas y magos ansiaban encontrar a lo largo de la historia, era la gran cantidad de propiedades de esta infusión, que brotaba naturalmente en las montañas a 6.000 metros de altitud, junto a los yoguis en su estado de meditación.

Características

El té blanco, al igual que el té verde, no se fermenta. Las hojas se cosechan antes de que se abran, se recolecta una o dos veces al año, sus hojas se dejan marchitar para la evaporación de la humedad y luego se desecan. Su tiempo de secado es de unos tres días. Los brotes se encuentran recubiertos de un vello blanco y de ahí deriva su nombre.

campo de te

Beneficios para la salud

Las propiedades del té blanco son muchas, cuenta con tres veces más polifenoles que el té verde, lo que implica que su poder antioxidante equivale a unos 12 vasos de zumo de naranja, con lo que mejoran las defensas del organismo. Es muy importante su influencia, con relación a la retención de líquidos y también respecto a los beneficios en la circulación sanguínea. Es un gran aliado para el control del peso, y para las dietas de adelgazamiento. En los últimos tiempos se ha ido descubriendo su gran cualidad estética en todo lo que refiere a protección de la piel, como tónico facial, incluso como potenciador en los bronceados.

Preparación y consumo

A este té, que se produce principalmente en China, se lo recomienda consumir tres veces al día, y como tiene bastante bajos los niveles de cafeína (a diferencia del té negro), no hay problemas relacionados con el insomnio. Para su preparación, se calculan dos cucharaditas de té, se pone a hervir el agua, y antes de que se produzca su ebullición, se saca del fuego, se vierte sobre el té, y se deja reposar unos 5 minutos. Posee un color amarillo claro, con alguna tonalidad dorada, tiene aromas suaves, pero persistentes, sabor afrutado, es muy delicado, y tiene una textura muy amable, con lo que unos minutos de descanso y dedicada meditación, van brillantemente acompañados por una placentera taza de té blanco. 

tazateblanco


Notice: Undefined index: HOOK_GALERIA in /homepages/25/d488466231/htdocs/elmejorteblanco_OLD/cache/smarty/compile/57/49/22/5749229b5e58aafc2d69447acd77ee86ee94abb8.file.cms.tpl.php on line 68

Notice: Trying to get property of non-object in /homepages/25/d488466231/htdocs/elmejorteblanco_OLD/cache/smarty/compile/57/49/22/5749229b5e58aafc2d69447acd77ee86ee94abb8.file.cms.tpl.php on line 68